Bienvenidos a la republica de mi blog.

En este blog, solo encontraras sonrisas.

Tras la sombra ,está mi belleza

Tras la sombra ,está mi  belleza
DIABLESA........

lunes, 30 de noviembre de 2009

LA IMPORTANCIA DE JUGAR......


PASE POR FAVOR...
Desde el momento que nacemos, nuestra vida se ve envuelta en medio de juegos, según vamos cumpliendo etapas de la vida, los juegos son diferentes, pero siempre nos van a reportar beneficios.

Cuando somos bebes, los juegos los recibimos de nuestros padres, hermanos y demás familia, estos se desarrollan con mimos y caricias, los cuales son esenciales para nuestro crecimiento psicológico.

Al tener conciencia de nuestra vida, es decir entre los 3 y 12 años, nuestra forma de jugar va cambiando, aun seguimos con los juegos de familia, pero nos apartamos un poco y prestamos mas atención a los juguetes mecánicos, esto es muy esencial para el desarrollo de nuestra mente y nuestra inteligencia, la destreza de nuestras manos y nuestra creatividad.

Pasamos a la adolescencia, en esta etapa la forma de nuestros juegos va cambiar mucho, nos interesan las maquinas, pero sobre todo nos interesa el juego del amor o cortejo.

Al llegar a la edad adulta, nuestros juegos toman otro cariz, pasamos de la parte de !! que jueguen conmigo !! a la parte de !! juego contigo !! es decir, somos nosotros los que jugamos con nuestros hijos o sobrinos, también usamos otro tipo de juegos como son el de loterías, estos la mayor parte de la veces nos traen mas disgustos que alegrías.

Llegados a la edad de la jubilación, la mayoría de las personas se enfrascan en juegos de mesa, como son: las cartas, el dominó, la petanca, las damas, el ajedrez, etc. en esta etapa, el juego vuelve a tener su función primordial, que es ocupar ese tiempo muerto de las personas y hacer que se sientan felices en las tardes de cada día.

Echando la vista atrás, recuerdo los momentos que pasé con mi padre jugando a las cartas, hoy que él no está entre nosotros, me doy cuenta de lo emotivos que eran esos pequeños momentos, cuando los dos teníamos la única preocupación de ganar el uno al otro, sin percibir que lo importante del juego no era quien ganaba, sino el momento de cariño que nos estuvimos proporcionando ambos.

Llegado a este punto, creo que el juego es importante en la vida de las personas, no importan quien gane, lo importante es darte esos momentos de compañía y de felicidad; espero que con los cambios modernos, no se pierda esta costumbre; ayer viendo la prensa, me llamó la atención una viñeta que representaba un anciano enfrente el ordenador y las palomas llorando desde fuera de ventana, ya no tenían la compañía del abuelo echando sus migas, el abuelo ahora era un hombre cibernauta,esa imagen me dio que pensar.

6 comentarios:

Damian dijo...

siempre pense que algo de ludico tenemos los hombres adultos (mira q siempre juegan futbol) pero no lo habia pensado como lo dices tû

jose carlos dijo...

Es que ultimamente salimos poco a jugar, salimos poco a la calle, nos pasamos media vida trabajando y frente a un ordenador. Deberiamos de jugar más. Un beso enorme.

José Ignacio dijo...

Cualquier actividad lúdica es necesaria y fundamenta un estilo de vivir.
Tengo clavada una espina, me tomé el trabajo como una actividad "seria", incluso obsesiva.
La realidad es que los vaivenes históricos no están en nuestras manos y cuando uno es leal es más saludable dejar de lado la seriedad y disfrutar de la vida como juego.
Como dice un dicho: "La vida es un tango y hay que saber bailarlo.
Hasta pronto.

HISTORIASDEJMEC............ dijo...

COMO LO SABES DE BIEN,HOY EN DIA SE PIERDE ANTES,POR QUE SE CREEN QUE LO SABEN TODO Y DESPUES NADA DE NADA......ABRAZOS.......

ELINA dijo...

GRACIAS A DIOS, TENGO UN CABLE A TIERRA: MI HIJITA, A VECES SIN DARME CUENTA, ESTOY SENTADA RECORTANDO FIGURAS O PINTANDOME COMO PUERTA VIEJA CON SUS COSMETICOS DE JUGUETE...
JUGAR CON LOS HIJOS: UNATERAPIA QUE RECOMIENDO!!!
BESOOOOO

psicoisapecat dijo...

Llevo una temporada que juego más de lo que pueda permanecer en inercia: tengo mis mascotas que arrancan de mí el niño que llevo dentro, y me la paso muy bien.
Un beso.
Isabel Gómez